Menú

Ventajas de la vivienda de hormigón

Tema: VIVIENDAS DE HORMIGON
Autor: Ing. Pedro H. Chuet-Missé – Gerente de la Asociación Argentina del Hormigón Elaborado
Fecha Publicación: 30/11/2004

¿Es posible que el principio de inercia, válido para los cuerpos en reposo o que se desplazan con velocidad uniforme, se aplique en las mentes humanas? Por lo que sucede en el ámbito de la vivienda, es posible que sí.

Esto se ve, al menos, en la inercia de seguir construyendo en forma tradicional, desestimando soluciones mundialmente aplicadas por sus valiosas ventajas. Esto provoca que en nuestro país la ejecución de este tipo de viviendas sea muy limitada, y sin dar lugar a proyectos más racionales, prácticos y económicos como son las viviendas de hormigón.

¿Y qué ventajas tiene este tipo de vivienda? Veamos… No hace falta abundar en los planes que el Gobierno Nacional ha lanzado para ejecutar ambiciosos planes de viviendas. De no ser por las políticas pendulares en la construcción, serían factibles de realizarlos en tiempo y forma. Pero no es así. Analicemos los términos de “tiempo” y “forma”.

La construcción tradicional requiere de una gran contribución de mano de obra calificada y es en donde nos vamos a encontrar con el primer problema. No hay cantidad de albañiles, cloaquistas, fechistas y colocadores de revestimiento, entre otros, en cantidad suficiente para poder cumplir con los plazos previstos en los anuncios. Las políticas erróneas ha afectado a la mano de obra especializada o simplemente calificada. La falta de continuidad y de políticas de Estado para la construcción de viviendas ha hecho que la gran mayoría de los obreros de la construcción haya emigrado a otras tareas u oficios, y como dice el axioma, “quien deja la construcción no vuelve a ella”.

A este fenómeno hay que sumarle el problema de la desocupación, la falta de una ley que permita a los beneficiarios de los planes Jefes y Jefas de Familia, o planes Trabajar recuperar ese beneficio si queda nuevamente desocupado. Por eso, sus beneficiarios no pueden dejarlo por el riesgo de no volver a acceder en el futuro. Esto impide que muchos desocupados del oficio prefieran seguir con el plan, al que le suman algunas changas, lo que les resulta mucho más beneficioso económicamente que lo que puede ofrecerle el trabajo en una obra. En resumen, no hay mano de obra en cantidad suficiente.

Vamos a la “forma”. Relacionado con lo anterior, son muy pocos los obreros que pueden realizar un trabajo de calidad de acuerdo a nuestras costumbres o estandares requeridos. O sea no hay ni tiempo ni forma. Dado este cuadro de situación (rapidez solicitada, calidad de terminación, costos competitivos y falta de mano de obra especializada) son pocas las alternativas que quedan para no optar por la vivienda de hormigón. Por no sumar también los daños ecológicos de la construcción tradicional, que darían letra para otro artículo. Creemos que al igual que en Brasil, como muchos otros países del mundo, la vivienda de hormigón ha dado la solución al problema habitacional por ser más económica y más rápida.

Técnicamente existen en el mercado numerosos métodos constructivos para viviendas de hormigón, y todos responden a un común denominador: rapidez, calidad y economía. Por otra parte, cuando se trate de hacer cantidad, las viviendas realizadas con colado de hormigón elaborado in situ sobre moldes metálicos, fenólicos, plásticos o de fibra de vidrio, entre otros materiales, disminuyen rápidamente el tiempo que media entre la ejecución y la habitabilidad de la vivienda.

Además, la vivienda de hormigón puede plantearse como un fin social, que brinde una respuesta a la demanda de miles de personas que no pueden acceder a la vivienda de construcción tradicional por su elevado costo. Pero debido a nuestra idiosincrasia, se considera que “la casa propia” debe responder a los siguientes requerimientos:

  • Vivienda individual. 
  • Construida con materiales tradiciones y conocidos.
  • Cubierta de hormigón o tejas.
  • Solidez, seguridad y comodidad.

La vivienda de hormigón puede satisfacer esta importante demanda, que sabemos, es el problema del déficit habitacional de más de tres millones de unidades, y ha efectuado un gran desarrollo tecnológico basado en: “dar respuesta a las necesidades del mercado”, ofreciendo para la construcción de viviendas:

a) Materiales tradicionales.

b) Construcción in situ emplazamiento.

c) Corto plazo de ejecución.

d) Costo accesible para cada necesidad.

e) Gusto personal – Identidad.Desarrollamos estos puntos:

A) Materiales tradicionales. Los materiales empleados son conocidos, de calidad y con prestigio, elhormigón para las estructuras y los tabiques, hidrobronce para las cañerías, hierro para las armaduras y metal para las instalaciones eléctricas.  

B) Construcción in-situ – Emplazamientos. La vivienda se funda sobre el terreno con encadenado perimetral, y pilotines o platea; como toda construcción tradicional. Es posible realizarla en cualquier punto del país. Es antisísmica y además su calidad térmica ambiental responde a todas las zonas climáticas si es realizada con hormigones livianos.